Escombros

Escombros
Vidas pasadas...

¿Qué podría unir a dos personas que nunca se conocieron? ¿qué une dos épocas dispares? ¿dos ciudades? ¿dos historias? Cuando los hilos del destino tejen la historia con retazos de pasado, cualquier encuentro es posible; cuando una vida no es suficiente para pagar por los errores que cometimos, los caminos de nuestro pasado se convierten en los cimientos de nuestro presente.


Las vidas de Judit y Sven han sido conducidas hacia un encuentro inexorable y el azar parece ser el motor que los ha llevado a encontrarse. Una estudiante de periodismo que prepara su tesis mientras realiza trabajos esporádicos para una pequeña editorial... un realizador berlinés que viaja a España huyendo de su pasado en Alemania... una ciudad cualquiera donde todas las historias son posibles. Los personajes serán los encargados de dar vida, de nuevo, a una historia truncada vida atrás que los condena a un destino ineludible.

Descárgate los primeros capítulos


Consigue ya la novela completa


Descárgatela en eBook desde tu tienda digital favorita

Para acceder al enlace del ebook en tu tienda digital, haz clic en la imagen




O haz tu pedido de la versión en tapa blanda

Para acceder al enlace de la novela en Amazon, haz clic en la imagen








El entorno de "Escombros"

La regresión

—Está oscuro, mis ojos deben acostumbrarse al cambio de luz.
—¿Acabas de entrar en un sitio con poca luz? —Judit asintió moviendo la cabeza levemente— Dime qué estás viendo.
—La veo al fondo, apenas la distingo. Y hay... hay cristales de colores, vidrieras, y bancos... estoy en una iglesia, una bastante antigua.
—¿Dónde y en qué año?
La respuesta se hizo aguardar, y al llegar no resultó como su anhelante oyente esperaba.
—¡No puedo verla!
Teresa optó por cambiar la táctica, se sentía algo decepcionada porque la paciente no obedecía, es decir, no se dejaba guiar como ella había esperado, pero quizá debía dirigirla de otra forma. Le ordenó que saliese de allí y viajase a otro momento de esa vida, a un momento feliz.
—Le he dado mi casaca porque he visto que tenía frío —los labios de Judit sonrieron un poco y su cabeza se ladeó apenas antes de continuar—. Es tarde y hace frío, ya han dado el toque de queda. Está muy guapa con mi casaca negra, qué extraño.
—¿Dónde estás?
—Caminamos junto al Spree, hacia su casa.
“¿El spri?”, se preguntó Teresa un poco confusa, “¿qué demonios es eso del spri?”.
—¿En qué ciudad?
—Berlín.
Teresa se quedó callada un momento, recordando de súbito aquel día en que subió al piso de su amiga y la encontró escribiendo; habían empezado a hablar y la conversación se había alargado tanto que el salva-pantallas del ordenador de Judit había saltado, llenándose con la imagen de una famosa plaza de Berlín antes de la guerra, de la segunda, había dicho Judit. Decidió aventurar su imaginación y apostó consigo misma a que ahora mismo su amiga se encontraba en los años anteriores a la guerra de la que tanto hablaba.
—Juth... —recordó que ahora no era Judit en su mente y se dio cuenta de que aún no sabía su nombre— ¿Cómo te llamas?
—Cassiel.
—Cassiel... extraño nombre —murmuró—. ¿Qué año es?
—Cuarenta y cuatro... —y repitió, pronunciando lentamente:— Mil novecientos cuarenta y cuatro.

Lee más sobre la regresión.




Si quieres saber más sobre la novela Escombros, puedes ver el vídeo de la presentación del libro, donde tres ponentes y la propia autora hablan de él en profundidad.

haz clic en la imagen para acceder al vídeo

Si te gustó el vídeo, puedes leer también los textos completos de todas las exposiciones.
Más información sobre la presentación a tu disposición aquí